El fútbol es el deporte rey porque nos permite compartir la misma pasión en cualquier lugar del mundo y cantar los goles con la misma emoción en Bilbao que en Gaza. Yaser Hamed es titular en el Portugalete, pero su vida cambió cuando comenzó a ser internacional con la selección de Palestina.

Jugar representando a un país entero siempre es un peso muy grande, pero hacerlo además en un país en constante conflicto es aún más complicado. Yaser está orgulloso de poder dar alegrías en el campo al pueblo de su familia y de reclamar la causa palestina en el Portugalete. Te contamos su historia en Balompédicos: Gudari Palestino.

Artículo anteriorAsí es el fútbol obrero
Artículo siguienteCuando sólo se oía crecer el césped